Páginas vistas en total

miércoles, 27 de agosto de 2014

Huertos urbanos: cultivos que ofrecen calles de las grandes ciudades

El panorama color gris que ofrece el asfalto y los grandes edificios
de las calles de la Ciudad de México oculta, a primera vista, una de
sus grandes vocaciones: la capacidad de producir una agricultura
intensiva.
Y es que, desde el año pasado se puso en marcha en la capital del país
un programa de agricultura sustentable a pequeña escala en unidades
habitacionales que consiste en ocupar espacios comunes para
transformarlos en huertos atendidos por los propios vecinos.
"Hay espacios públicos que se están desaprovechando, que incluso son
generadores de violencia en algunos casos y que es necesario
recuperarlos", señala el titular de la Secretaría de Desarrollo Rural
y Equidad para las Comunidades del gobierno local, Hegel Cortés
Miranda.
Jitomate, lechuga, brócoli, rábano y chile, son las especies que se
producen en estos espacios recuperados de algunas unidades
habitacionales, que contribuyen en parte a la seguridad alimentaria de
los capitalinos.
En esta tarea se invierten 25 millones de pesos en "más de 335
proyectos de huertos urbanos en distintas delegaciones del Distrito
Federal con un esquema de mucho mayor impacto", subraya el
funcionario.
Pero este esquema no se limita a la recuperación del espacio público,
sino que busca conseguir que al menos 30 por ciento de la alimentación
que requiera más de 8.8 millones de personas en el Distrito Federal se
componga de alimentos sanos, inocuos y de calidad.
Así como "a un buen precio, que mejoren su calidad de vida, su canasta
básica y su economía", además del autoconsumo local, menciona Cortés
Miranda.
Para ello se aprovecha que alrededor de 35 por ciento de la población
habita en las siete mil 500 unidades habitacionales con que cuenta la
capital del país, como es el caso de la llamada "Unidad Popular
Emiliano Zapata" en la delegación Álvaro Obregón.
Y es que, en este lugar ya se produjo el primer corte de cuatro
toneladas de jitomate saladette en un vivero con sistema de captación
de agua pluvial, composta, lombricomposta y técnicas acompañadas por
la Universidad Autónoma de Chapingo.
En este sentido, el jefe delegacional en Álvaro Obregón, Leonel Luna,
comenta que este es uno de los dos proyectos más exitosos de la
demarcación en términos de producción.
En la demarcación, el proyecto de Huertos Urbanos también contribuye
al rescate de las barrancas, como es el caso de la del Río San Borja,
donde se considera la producción de alrededor 300 mil plantas
conocidas como echeveria.
Por su parte Hegel Cortés resalta que también se cuenta con cuatro
Huertos Urbanos en Unidades Habitacionales de las delegaciones Miguel
Hidalgo y Cuajimalpa.
Además se busca que, junto con el gobierno de Nueva Zelanda, se
inviertan alrededor de 15 mil dólares para instalar un invernadero en
la zona conocida como los Culhuacanes en la delegación Coyoacán.
Finalmente mencionó que si bien el programa de Huertos Urbanos no
resolverá por completo el tema alimenticio en la capital del país, se
pretende lograr "cuando menos un piso de 30 por ciento de producción
de alimentos" durante la presente administración.
Es durante la Segunda Guerra Mundial que comienza a usarse esta forma
de cultivo en las ciudades, llamada en su momento "Victory gardens" o
War gardens", pues muchos países no podían permitir depender de las
importaciones para asegurar el alimento de la población. En la década
de los 60 vuelven a resurgir de la mano de movimientos ecologistas.
Entre los beneficios de la agricultura urbana, de acuerdo con las
autoridades del Distrito Federal, está el ahorro a la economía
familiar; contar de manera inmediata con alimentos frescos y de
calidad, y que los adultos mayores encuentran en ellos una distracción
productiva
Además de que la producción de alimentos propios garantiza que no
contengan pesticidas ni fertilizantes y se promueve entre los niños
una cultura de cuidado del medio ambiente y el consumo responsable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario