Páginas vistas en total

viernes, 12 de diciembre de 2014

Urgen agronegocios para más rentabilidad del tamarindo

El tiempo navideño es propicio para consumir ponche. Y para esta
bebida tradicional se requiere de un ingrediente que es muy socorrido,
como es el tamarindo que le imprime su sabor agridulce junto con otras
frutas.
Jalisco tiene su zona de tamarindos en varios de sus municipios
costeños, donde este árbol tropical está a la espera de proyectos
serios de emprendurismo que aprovechen su gran potencial como
agronegocio y que se presenta como una fuente de ingresos para los
agricultores de la zona, ya que actualmente quienes le sacan mejor
provecho son gente de fuera de la región.
Así hizo el planteamiento el productor costeño, Javier Regla Vázquez,
comentó que el aprovechamiento del tamarindo, requiere que quienes
cuentan con plantaciones de este árbol mejoren su visión para tener
una mentalidad empresarial, de lo que supone desde preservar la
sanidad de los árboles, hasta cuidar el corte de la fruta y después
procesar la pulpa.
Indicó que el reto es que hay que cambiar la situación actual en que
la fruta se las pagan si bien les va a cuatro pesos el kilogramo,
cuando después se vende a más de 20 pesos (y hasta más de 30 cuando se
vende la fruta envasada) en las grandes ciudades.
Detalló que prácticamente el corte debe ser manual para evitar que se
quiebre la fruta y se maltrate, lo que le resta calidad a la pulpa.
Afirmó que esto supone dejar de tumbar la fruta con golpes de varas.
Regla Vázquez añadió que la forma elemental en que se aprovecha
actualmente el tamarindo de parte de sus productores remite al reto de
formular proyectos sólidos, los que puedan concretarse con los
recursos públicos disponibles en varios programas oficiales, de modo
que la derrama económica se quede en la región costeña.

Combate de plagas

La Secretaría de Desarrollo Rural de Jalisco (SEDER) tiene contacto
con los municipios tamarinderos para la asesoría en campañas
sanitarias en el combate de sus plagas, como el hongo conocido como
cenicilla (Género Oidium) y el gorgojo barrenador (Caroyedon
serratus). Se tiene prevista la instalación de trampas para el control
y cuantificación de la presencia de
este bicho. El ataque de este insecto es devastador dado que puede
afectar hasta la mitad de una cosecha.
En años recientes hubo un apoyo estatal para una nave industrial para
procesar la fruta y comercializar la pulpa en la población de
Tequesquitlán, pero el proyecto fracasó por errores de unos
cooperativistas, según lo refirió el productor entrevistado.



Elementales

Jalisco es el segundo productor nacional de tamarindos. Los municipios
con más plantaciones son Cuautititlán de García Barragán y La Huerta.
Es otra muestra de la interacción con Asia, dado que es originario de
este continente. Se introdujo a México por el contacto con Filipinas.
Las huertas bien cuidadas dejan rendimientos cercanos a las cinco
toneladas por hectárea de fruta.
Tiene plantaciones con una superficie de 3 mil hectáreas, de las mil
700 se encuentran en producción.
Hay una demanda creciente para su utilización en dulces, paletas,
fórmulas medicinales y salsas.


--
Somos
Ciberpasquinero...

No hay comentarios:

Publicar un comentario